Título IX

Su derecho al debido proceso y a un juicio justo nunca debe verse comprometido, y es necesario para proteger tanto al acusado como a la víctima. El debido proceso actúa como una protección contra la denegación arbitraria de la vida, la libertad o la propiedad por parte del Gobierno fuera de la sanción de la ley.

¿QUÉ ES EL TÍTULO IX?

Entender la naturaleza de los casos del Título IX es beneficioso tanto para los demandados como para sus abogados del Título IX. Muchas disputas sobre el Título IX en los campus universitarios, especialmente las que implican acusaciones de agresión sexual, resultan en demandas por parte de las familias de los estudiantes dirigidos a las universidades. La mayoría de las investigaciones en los campus, asesoradas por las cartas gubernamentales de “estimado colega “, utilizan un débil estándar de preponderancia de pruebas para determinar la culpabilidad, en contraste con las pruebas claras y condenatorias que se necesitan en un tribunal penal. Como consecuencia, tanto las organizaciones como los individuos están siendo falsamente acusados o condenados en algunos casos debido a los rumores o a la falta de garantías procesales en la investigación de estas reclamaciones.

El Título IX de las Enmiendas a la Educación, promulgado en 1972, establece que “ninguna persona en Estados Unidos podrá ser excluida, por razón de género, ni se le negarán los beneficios ni será objeto de discriminación en ningún programa o actividad educativa que reciba ayuda financiera federal.”

Recientemente, el Título IX se ha utilizado como herramienta para que el gobierno influya en los procedimientos disciplinarios de varias instituciones en respuesta al aumento de las agresiones sexuales en los campus universitarios. En 2011, la Oficina de Derechos Civiles distribuye cartas de”estimado colega”, en las que se aconsejaba a las universidades a condenar a los acusados de agresión sexual sobre la base de la “preponderancia” de las pruebas, en lugar de hechos claros y condenatorios, o una investigación de apoyo. Se supone que estas cartas pretenden simplemente orientar a las universidades sobre sus políticas. Sin embargo, las cartas incluyen mandatos con el fin de empujar a las instituciones a promulgar estas directrices.

Varios grupos de profesionales del derecho se han pronunciado recientemente sobre el tema, denunciando las directrices de la Oficina de Derechos Civiles y declarándose inconstitucionales. Según una carta pública emitida por un grupo de 21 profesores de derecho, “a través de una serie de directivas y acciones de aplicación posteriores, la OCR ha ampliado constantemente la definición de acoso sexual y ha impuesto una gama cada vez mayor responsabilidades a las universidades para frenar dicha conducta. Como resultado, la libertad de expresión y el debido proceso en el campus están ahora en peligro.”

VISIÓN DE LOS CASOS DEL TÍTULO IX

A principios de esta primavera, Alex Stalvey, socio gerente de Bannister, Wyatt & Stalvey, LLC,asistió al Cuarto Simposio Anual en Representación de Estudiantes Acusados de Agresión Sexual en Washington, D.C. Esta conferencia es organizada por abogados del Título IX de toda la nación que defienden a estudiantes universitarios acusados de agresión sexual.

Cuando se trata de abogados del Título IX y la defensa de los casos del Título IX, Stalvey tiene una amplia experiencia. Las acusaciones de mala conducta sexual en el campus pueden resultar en la expulsión por parte de una universidad sin que se presenten cargos penales formales. La universidad no está obligada por las reglas normales de la evidencia o el procedimiento penal. En la mayoría de los casos, un estudiante puede ser expulsado sin que se le dé la oportunidad de interrogar formalmente a los testigos, incluida la persona que hace la acusación.

“Los estudiantes acusados de violaciones del Título IX por parte de sus universidadesse encuentran en una gran desventaja desde el inicio de la investigación hasta elprocedimiento disciplinario”, dijo Stalvey. "Los estudiantes no suelen tener derecho aun abogado ni a interrogar a sus acusadores. A pesar de este proceso injusto, los estudiantes se enfrentan a la expulsión y a otras consecuencias que afectarán el resto de sus vidas. Es fundamental conseguir que un abogado se involucra en la defensa de uno de estos casos tan pronto como sea posible en el proceso.

“La carta " Estimado Colega” del 4 de abril de 2011 del Departamento de Educación de EE.UU., junto con la presión pública y las investigaciones, llevó a los institutos y universidades a renovar la forma en que la administración manejaba las denuncias por agresión sexual. Los estudiantes acusados de mala conducta sexual se quejaron de que los esfuerzos de investigación y los procesos de audiencia reformados afectan negativamente a los derechos de ambas partes implicadas.

En septiembre de 2017, el Departamento de Educación anuló sus orientaciones a los centros educativos sobre cómo tratar las agresiones sexuales en los campus, con lo que dio marcha atrás a la política federal que desempeñó un papel importante a la hora de impulsar a los centros educativos a hacer más por proteger a las víctimas de agresiones sexuales. Si bien la orientación federal sobre la política de agresión sexual en los campus ha vuelto a la era anterior a 2011, las políticas de las universidades deben reflejar un panorama legal cambiante y en constante evolución. El Título IX, de las Enmiendas Educativas de 1972, protege a las personas de la discriminación por razón de género en los programas o actividades educativas que reciben ayuda financiera federal:

Ninguna persona en los Estados Unidos será excluida, por razón de su género, de la participación en cualquier programa o actividad educativa que reciba asistencia financiera federal, ni se le negarán los beneficios de la misma, ni será objeto de discriminación.

La Oficina de Derechos Civiles (OCR) del Departamento de Educación de EE.UU. hace cumplir rigurosamente el Título IX para garantizar que las instituciones que reciben ayuda financiera federal cumpliendo la ley. La OCR evalúa, investiga y resuelve las denuncias de discriminación por razón de género. En la década de 1990, el Tribunal Supremo de EE.UU. dictó tres resoluciones en las que aclaraba que el Título IX exige que los centros educativos respondan adecuadamente a las denuncias de acoso y violencia sexual contra los estudiantes.

Los casos del Título IX son ofensas serias que necesitan ser manejadas con cuidado por un equipo legal experimentado de abogados del Título IX. Si usted está involucrado en un caso pendiente de Título IX, póngase en contacto con Bannister, Wyatt & Stalvey, LLC, hoy, para programar una consulta. Nuestros abogados del Título IX lucharán por sus derechos, sin importar el lado del caso en el que usted se encuentre.

DEFENSA DE LOS CASOS DE AGRESIÓN SEXUAL EN LOS CAMPUS UNIVERSITARIOS

La agresión sexual en los campus ha sido algo que ha estado en el radar de padres, estudiantes y administradores universitarios durante años. El creciente problema de las violaciones en citas y de la actividad sexual no consentida entre estudiantes se ha convertido en una epidemia nacional y, en 2011, el Departamento de Educación de EE.UU. emitió una ” Carta Estimado Colega”; dirigida a los funcionarios de las universidades, en la que se les exigía que establecieran políticas más estrictas para hacer frente a las acusaciones de agresión sexual en el campus. De no hacerlo, se les retiraría la financiación federal en virtud del Título IX de la Ley de Enmiendas a la Educación de 1972, que prohíbe la discriminación por razón de género en la educación.

El hecho de que la ”Carta Estimado Colega” haya tenido algún impacto en la reducción de las agresiones sexuales en los campus es un tema de debate. Lo que no es discutible es el efecto que la”Carta Estimado Colega” ha tenido en los acusados de mala conducta sexual en el campus. Tras la directiva de 2011, las universidades están obligadas a seguir determinados procedimientos a la hora de abordar las acusaciones de mala conducta sexual de un estudiante. Como probablemente se puede imaginar, estas políticas no eran favorables a los acusados. Basándome en mi propia participación personal en la defensa de estas acusaciones, los acusados de mala conducta sexual en los campus son a menudo estudiantes modelo con altos promedios y sin problemas disciplinarios previos en sus escuelas. Proceden de diferentes entornos socioeconómicos. Algunos dependen completamente de becas y ayudas financieras para pagar la matrícula. Las acusaciones que debemos defender son casi siempre una situación de “él dijo, ella dijo” sin pruebas que lo corroboren. Como cualquier abogado de defensa criminal (o fiscal) le dirá, esto es común a todos los casos de agresión sexual. A diferencia de otros delitos, no hay cámaras de video o testigos oculares que puedan haber visto  grabado el incidente.

DESVENTAJAS PARA EL ACUSADO EN ESTOS PROCEDIMIENTOS

  1. Falta de proceso legal

La dificultad de defender estas acusaciones en un procedimiento del Título IX se debe principalmente a las políticas y procedimientos adoptados por las universidades como resultado de la carta “ Estimado Colega”,  2011. Mientras que los estudiantes acusados de mala conducta sexual en los campus se enfrentan a consecuencias que pueden alterar su vida, como la expulsión, la suspensión, la pérdida de becas y la vivienda, no se les conceden los derechos básicos del debido proceso que otros tendrían si se enfrentaran a acusaciones similares fuera del ámbito universitario.

Algunos ejemplos son:

  • No tener derecho a que los abogados del Título IX estén presentes durante cualquier entrevista o durante el procedimiento de audiencia
  • No tener derecho a revisar las declaraciones de la persona que hace las acusaciones ni tener derecho a interrogar al acusador durante el proceso de la audiencia
  • No tener derecho a citar pruebas o testigos para que asistan a la audiencia
  • Que se le prohíba entrevistar a otros testigos con pruebas o información relevante que pueda ser útil para defender las acusaciones
  • Enfrentarse a una normativa de preponderancia de las pruebas en contraposición a la normativa de más allá de la duda razonable que se ofrece a los acusados penales
  • En caso de estar involucrados, los abogados del Título IX no pueden hablar durante ningún interrogatorio ni durante ninguna audiencia y no se les permite dirigirse directamente a ninguna persona involucrada en el procedimiento. Todas las comunicaciones (verbales o escritas) deben provenir directamente del estudiante.
  1. Incapacitación por Alcohol y/o Drogas

Las acusaciones más comunes de mala conducta sexual involucran a una o ambas partes que consumen alcohol y/o drogas. Por lo general, se determina que se ha producido una violación del Título IX cada vez que un estudiante participa en una actividad sexual con otro estudiante cuya capacidad para dar su consentimiento se ve afectada por el uso de drogas y/o alcohol. Esto incluye la “incapacidad”, que no significa intoxicación grave. La “incapacidad”; se define típicamente como un estado mental que afecta a la capacidad física o mental de un individuo para hacer juicios informados y racionales.

El acusado no puede utilizar la “incapacidad” como defensa. Por lo tanto, si ambas partes son incapaces de hacer juicios informados y racionales debido a su uso voluntario de drogas y/o alcohol, el acusado sigue siendo responsable de determinar que la otra parte es incapaz de dar su consentimiento.

La definición de ”incapacitación”, junto con otras políticas universitarias sobre mala conducta sexual, pone a los estudiantes en una posición en la que no deben participar en actividades sexuales después de haber consumido cualquier tipo de alcohol. Cuando se produce esta situación, cualquiera de los dos estudiantes tiene un argumento legítimo de que se ha producido una violación del Título IX, pero es el estudiante acusado de dicha violación el que debe enfrentarse a las consecuencias de una investigación formal y un proceso de audiencia, mientras que el acusador, igualmente culpable, es considerado la víctima y escapa a toda responsabilidad por su propia conducta.

MEJORES PRÁCTICAS EN LA DEFENSA DE LAS ACUSACIONES

Al defender a un estudiante contra estas acusaciones, el objetivo principal de un abogado especializado en el Título IX es convencer al panel de la audiencia de que las acusaciones son falsas y, al mismo tiempo, hacer dos cosas muy importantes:

1.) Proteger a su cliente en caso de que se inicie cualquier proceso futuro

2.) Preservar el registro para futuros procesos civiles contra la universidad. La mejor manera de manejar estas acusaciones es con la ayuda de los abogados del Título IX.

Las universidades no están obligadas a grabar las entrevistas ni a tomar declaraciones escritas del acusador o de los testigos que se hayan facilitado para corroborar las acusaciones. Es importante determinar primero si se grabarán las entrevistas y si se proporcionará al acusado una transcripción de las mismas. Si las entrevistas no se graban, es importante proporcionar una declaración escrita detallada del acusado para garantizar la exactitud de su versión de los hechos. Cualquier declaración escrita proporcionada por el acusado debe abordar adecuadamente las alegaciones, pero también evitar cualquier detalle que pueda dar lugar a problemas de credibilidad más adelante si se inicia un proceso penal.

También es importante identificar a todos los testigos que puedan corroborar los acontecimientos significativos que preceden y tienen lugar después del incidente. En un caso de falta de consentimiento por “incapacidad”, es importante identificar a los testigos que puedan haber visto a cualquiera de las partes antes del encuentro sexual y que puedan aportar detalles sobre su nivel de intoxicación. Si el acusado parecía estar sobrio y capaz de tomar decisiones racionales en una fiesta que tuvo lugar la noche del encuentro sexual, los testigos que puedan corroborar este hecho deben ser entrevistados e incluidos dentro de una lista de testigos para que el panel de la audiencia los interrogue. Esto incluye cualquier testigo que pueda tener información sobre la cantidad de alcohol consumida por cualquiera de las partes.

Las denuncias falsas pueden atribuirse a varias circunstancias. El acusador puede tener un novio o novia a la que ha engañado, y una alegación de estar borracho durante el encuentro sexual puede excusar ese comportamiento. Un estudiante puede sentirse avergonzado por su conducta y verse presionado a hacer una denuncia falsa para evitar ser juzgado o etiquetado por amigos familiarizados con la situación. Se debe hacer todo lo posible para identificar a las personas y la conducta que pueda haber influido en el acusador para que haga una denuncia falsa. Si la política de la universidad no incluye la grabación de las declaraciones de los testigos, es responsabilidad del estudiante grabar o proporcionar declaraciones escritas de estos testigos para que sean consideradas por el panel de la audiencia.

Desafortunadamente, sin ningún poder de citación, la recopilación de esta información y su puesta a disposición de los investigadores y del panel de audiencia depende completamente de la cooperación de los testigos con el acusado. Cualquier registro que pueda ser útil para la defensa debe ser solicitado por escrito a los funcionarios de la universidad. Si el estudiante que hace las alegaciones afirma haber estado “incapacitado”, el acusado debe solicitar cualquier video de vigilancia que muestre la conducta de cualquiera de las partes al entrar en su dormitorio u otro edificio del campus donde pudo haber ocurrido el encuentro sexual.

Los registros de las tarjetas llave pueden establecer una línea de tiempo diferente a la presentada en las alegaciones. Los mensajes de texto intercambiados o enviados por la persona que hace las acusaciones a amigos cercanos pueden revelar que el encuentro sexual fue consentido y establecer que el acusador cambió posteriormente su versión de los hechos para ajustarse a una acusación de mala conducta sexual. Mantener un registro detallado de todas las entrevistas o solicitudes de entrevistas protege aún más al estudiante contra futuras acusaciones. Es útil tener un registro claro y detallado de todos los esfuerzos para hablar con los testigos clave. Si esos testigos se niegan a cooperar con la investigación, es importante poder establecer que el acusado hizo todo lo posible por reunir esa información inmediatamente después del incidente y que cualquier negativa o resistencia a esos esfuerzos ha perjudicado a la defensa.

Durante el procedimiento de audiencia, el estudiante debe estar preparado para hacer una declaración que exprese claramente su defensa de las acusaciones. Es importante preparar adecuadamente al estudiante para que haga esta declaración y para que responda a las preguntas que probablemente le haga el panel de la audiencia. Un abogado puede estar presente en la audiencia, pero no se le permitirá dirigirse al panel de la audiencia ni interrogar a los testigos que presten testimonio. El estudiante acusado y los abogados del Título IX deben preparar las preguntas que se le harán a cada uno de los testigos y estar preparados para enmendar cualquier pregunta o respuesta según sea necesario durante la audiencia.

Get Your Case Consultation

Contact Bannister, Wyatt & Stalvey Now

Los estudiantes no suelen sentirse cómodos hablando de estos temas. La única manera de conseguir que se sientan más cómodos es repasar el interrogatorio y su declaración varias veces hasta que alcancen un nivel de confianza que no sea sacudido por la presión que creará el procedimiento de la audiencia. En el caso de que un estudiante sea expulsado, suspendido o experimente alguna otra consecuencia adversa como resultado de la decisión de un panel de audiencia en un procedimiento de mala conducta sexual, el litigio civil contra la universidad es una opción. La defensa de cualquier acusación de agresión sexual en el campus también debe estar diseñada para proteger de la mejor manera posible las reclamaciones del estudiante en la búsqueda de cualquier reclamación futura que pueda estar disponible.

Como se ha mencionado anteriormente, mantener un registro escrito detallado de toda la correspondencia y las entrevistas será útil a la hora de presentar una reclamación. También es importante que la universidad sea notificada por escrito de las políticas y procedimientos exigidos por el Título IX. Las políticas y procedimientos bajo el Título IX fueron actualizados recientemente, en septiembre de 2017, y se proporcionan en el sitio web de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de los Estados Unidos.

Se debe notificar por escrito a la universidad en cuanto se tenga conocimiento de una investigación de mala conducta sexual en el campus. La notificación debe incluir lo siguiente:

1.Una solicitud y un reconocimiento por parte de la universidad de que el estudiante gozará de todos los derechos articulados en las directivas emitidas por la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de los Estados Unidos. Si las políticas y los procedimientos de la universidad se apartan de esas directrices, debe proporcionarse una explicación para que el estudiante la revise

2. Una explicación clara de la carga de la prueba que utilizará el panel de audiencia y de qué parte es responsable de establecer la carga de la prueba

3.Una solicitud de todos los materiales de formación proporcionados a los investigadores y adjudicadores del caso, incluyendo el número de procedimientos de mala conducta sexual en los que han participado los adjudicadores y el número de veces que estos individuos recomendaron una conclusión de que un estudiante era “no responsable”  Si el acusado es masculino, estos registros deben incluir los hallazgos específicos de género y permitirán determinar si existe algún prejuicio hacia los estudiantes masculinos, lo que potencialmente resultaría en que el acusado no reciba una investigación y audiencia justa e imparcial como lo requieren las directivas de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación.

4. La existencia de cualquier proceso de resolución informal que cumpla con las directivas del Departamento de Educación según lo dispuesto en su Q y A 2017 sobre la Mala Conducta Sexual en el Campus, p. 4, que establece “Si todas las partes aceptan voluntariamente participar en una resolución informal que no implique una investigación y adjudicación completa después de recibir una divulgación completa de las acusaciones y sus opciones para la resolución formal y si una escuela determina que la queja particular del Título IX es apropiada para dicho proceso, la escuela puede facilitar una resolución informal, incluida la mediación, para ayudar a las partes a llegar a una resolución voluntaria.”

Los estudiantes que se enfrentan a estas acusaciones se encuentran en una situación de gran desventaja y necesitan el asesoramiento de un abogado con experiencia para proteger sus mejores intereses en estos casos. Es posible obtener un resultado positivo en estas situaciones, pero las normas que han adoptado las universidades hacen que sea un camino difícil. Con una preparación adecuada y una investigación exhaustiva en las primeras etapas de estos casos, los estudiantes mejoran sus posibilidades de éxito ante el panel de audiencias y posiblemente puedan llegar a una resolución informal que reduzca al mínimo el impacto de estas acusaciones en su carrera académica.

La protección del expediente, la conservación de toda la correspondencia y la comunicación y la notificación por escrito a la universidad proporcionan al estudiante ventajas en un posterior litigio civil, al tiempo que le protegen en cualquier futuro proceso penal. Es importante hacer que el estudiante sea consciente de estas consecuencias colaterales y de los recursos en las primeras fases del caso, y hacer todo lo necesario para protegerlo de la mejor manera posible si se produce alguna de estas situaciones.

¿QUIÉN APLICA EL TÍTULO IX?

El Título IX, al formar parte de una ley de reforma educativa, es aplicado por el Departamento de Educación. De hecho, el Departamento de Educación creó una Oficina de Derechos Civiles que se encarga de supervisar el cumplimiento del Título IX y de investigar cualquier queja que alegue violaciones. La Oficina de Derechos Civiles tiene su sede en Washington D.C. y cuenta con 12 oficinas regionales repartidas por todo el país.

¿QUÉ DICE EXACTAMENTE EL TÍTULO IX?

El Título IX es muy breve, pero tiene un gran impacto en la igualdad en el sistema educativo. El Título IX dice específicamente: "Ninguna persona en los Estados Unidos será excluida, por razón de su género, de la participación en cualquier programa o actividad educativa que reciba asistencia financiera federal, ni se le negarán los beneficios de la misma, ni será objeto de discriminación".

¿QUIÉN ESTÁ PROTEGIDO BAJO EL TÍTULO IX?

Mucha gente cree que el Título IX sólo protege a las mujeres, pero existe para apoyar no sólo a las mujeres, sino también a los hombres y a las personas no conformes con su género. También protege al personal, al profesorado y a los estudiantes.

Además de garantizar la igualdad de acceso a los programas educativos, también exige un trato justo en lo que respecta a la admisión y a las actividades extracurriculares y al acoso y la violencia sexual. El hecho de no proteger a ningún estudiante de este tipo de discriminación, acoso o violencia supone una violación directa del Título IX.

¿QUIÉN PUEDE PRESENTAR UNA DENUNCIA AL TÍTULO IX?

Si crees que se ha producido un acto de discriminación, violencia o acoso por razón de género, puedes presentar una denuncia en virtud del Título IX. No tienes que ser la víctima real para presentar una denuncia, pero puedes presentarla basándote en la idea de que has estado o estás en un ambiente generalmente hostil.

¿CUÁNDO DEBO PRESENTAR MI DENUNCIA DEL TÍTULO IX?

El tiempo es extremadamente importante en una denuncia del Título IX. La ley establece que cualquier persona que sea víctima de discriminación o acoso sexual debe presentar la denuncia en un plazo de 180 días desde que se produjo la discriminación. Si usted decide acudir a un proceso de queja interno de la escuela, no tiene que preocuparse de que el tiempo se agote. La ley es clara en el sentido de que aún puede presentar una queja en virtud del Título IX dentro de los 60 días siguientes al último acto del proceso de queja interno.

¿QUÉ DEBE DECIR MI DENUNCIA DEL TÍTULO IX?

Tiene que asegurarse de que su denuncia en virtud del Título IX da en el clavo. Su carta de denuncia debe explicar quién ha sufrido la discriminación y quién ha cometido el acto de discriminación. También debe proporcionar la fecha en la que se produjo el hecho y cualquier otra información de fondo importante que pueda ayudar a la violación. Por último, debe proporcionar la información de contacto con la que la Oficina de Derechos Civiles puede ponerse en contacto para obtener más información. Toda esta información es confidencial.

MEJORES PRÁCTICAS

Los abogados del Título IX deben trabajar para proteger a sus clientes en caso de que se inicie cualquier proceso futuro y preservar el registro para futuros litigios civiles contra la universidad. La notificación por escrito debe incluir…

  • Una solicitud y un reconocimiento por parte de la universidad de que el estudiante gozará de todos los derechos articulados en las directivas emitidas por la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de los Estados Unidos
  • Una explicación clara de la carga de la prueba que utilizará el panel de audiencia y de qué parte es responsable de establecer la carga de la prueba
  • Una solicitud de todos los materiales de formación proporcionados a los investigadores y adjudicadores del caso, incluyendo el número de procedimientos de mala conducta sexual en los que han participado los adjudicadores y el número de veces que estas personas recomendaron una conclusión de que un estudiante era “no responsable”
  • La existencia de cualquier proceso de resolución informal que cumpla con las directivas del Departamento de Educación.

Why Choose Bannister, Wyatt & Stalvey Law Firm?

With the experience to address complex family law, criminal defense, and real estate matters, our knowledgeable team of attorneys are here to advocate for you. We operate our law offices on three main principles:

Trust.

We strive to establish personal trust with each and every client.

Integrity

We operate with the utmost integrity when dealing with clients and the legal community.

Excellence

We commit to excellence in all aspects of the legal profession.

Get in touch with us today to evaluate your case. We’re only a call, click, or short drive away.